¿La actividad física ayuda a la fibromialgia?

La fibromialgia en los últimos años ha atraído el interés de la investigación porque cada vez más casos se están asociando con este síndrome, que a menudo se confunde y se identifica como “dolor de espalda”, artritis u otras enfermedades que causan deformaciones de las estructuras adjuntas.

Fibromialgia en síntesis 
Este síndrome se define como una patología que tiene los principales músculos diana y sus inserciones con los huesos en la región de la espalda.

Este trastorno está definido por la Asociación Italiana de Síndrome de Fibromialgia (AISF), como una forma de reumatismo extraarticular o tejido blando.

También hay un aumento en la tensión muscular, especialmente durante el movimiento, así como dolor crónico en los tendones y ligamentos. Malestar generalizado a menudo asociado con rigidez, astenia y fatiga. Esta condición puede degradarse en el sueño porque siente demasiados estímulos y la incomodidad durante la noche también causa una caída en los niveles de serotonina.

Toda esta serie de síntomas causa molestias que también pueden afectar la estabilidad mental y dar lugar a consecuencias ansiogénicas comprensibles en lugar de fenómenos depresivos en los pacientes afectados.

En resumen, los síntomas más comunes de la fibromialgia son:

problemas para dormir 
musculotensive o migraña 
Fatiga y debilidad 
Stiffness en movimientos, especialmente en la mañana 
Alve irregular (estreñimiento o diarrea) 
Hormigueo y sensaciones similares a las picaduras 
Disturbio de diuresis (quemadura posible) 
Inflamación en las extremidades de los miembros superiores 
Problema en la región torácica 
Cerebro Trastornos (pérdida de memoria, disminución de la concentración, ansiedad, depresión)
El problema más grave en estos casos es el hecho de que no es posible diagnosticar esta condición al 100%, por lo que es necesario investigar a nivel clínico para determinar la posible presencia de este síndrome que podría deberse al trabajo realizado por tema. Familiaridad genética, reacciones alérgicas o daños al sistema inmunológico.

Soluciones de fibromialgia Se 
están estudiando posibles estrategias para combatir este síndrome.

Como no existe una cura específica, los medicamentos utilizados están limitados solo para contrarrestar la presencia de síntomas, a menudo ineficaces. En la actualidad, la mejor estrategia está representada por un estilo de vida saludable que incluye una dieta adecuada y equilibrada de nutrientes individuales, así como la práctica de la actividad. En particular, es precisamente en el deporte donde se centra nuestra atención.

Es porque es un síndrome que afecta y debilita los músculos, es importante intervenir con el movimiento para revertir esta situación.

En pacientes con fibromialgia, el ejercicio está indicado para el tratamiento sintomático, pero se sabe poco sobre la respuesta inflamatoria real al ejercicio y los cambios que se desarrollan en estos pacientes.

Aunque la influencia fisiológica del ejercicio aún no está clara, muchos estudios muestran la efectividad del movimiento, especialmente en la reducción de la percepción del dolor y la ganancia muscular, factores que contribuyen a la reducción de los síntomas. En particular, las disciplinas deportivas suaves como Pilates y Biodanza han mostrado beneficios en esta dirección. El ejercicio físico también puede tener un impacto psicológico positivo al promover la reducción de la ansiedad y mejorar el estado de ánimo de los pacientes con fibromialgia.

Por lo tanto, de los muchos estudios, está claro que la actividad física y el movimiento son fundamentales para el tratamiento de la fibromialgia. Es importante establecer una ruta de entrenamiento individualizada dirigida a la mejora gradual de los músculos, de lo contrario, los ejercicios inadecuados podrían incluso empeorar los síntomas. Por este motivo, se recomienda mantener una vida activa sin limitar las actividades diarias normales, evitar períodos prolongados de inactividad y practicar actividades deportivas moderadas en función de la formación del individuo. También es esencial ponerse en contacto con un profesional que pueda aconsejarle sobre la manera correcta de hacerlo.

referencia: ¿La actividad física ayuda a la fibromialgia?

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *