La fibromialgia está relacionada con el estrés infantil y las emociones negativas sin procesar

La fibromialgia dificultó que Vera, de 46 años, saliera de la cama por la mañana. A medida que avanzaba hacia el baño y comenzaba a trabajar, los dolores de dolor se movían hacia sus manos, cabeza y cuello. Le trajo lágrimas a los ojos. La hizo enojar pensar que Kurt ni siquiera había pensado en organizar las cosas en la casa para facilitarle un poco la vida. Vera recordó las discusiones acerca de acompañarla a las citas médicas y se enfadó aún más. Pero ella nunca le dijo nada. Dirigió su atención al grupo de apoyo al que asistiría ese mismo día, aunque no logró aliviar su malestar físico.

A Vera le resultó más fácil concentrarse en el dolor de la fibromialgia que en sus emociones aterradoras

Mientras desayunaba, los recuerdos de su antiguo archivo familiar inundaron la visión de Vera. Ella revivió la tensión que solía sentir al volver a casa desde la escuela y se preguntaba si sus padres pelearían en voz alta o se darían el hombro frío. Su madre sacaría su frustración de Vera, la más vieja y tranquila de sus hijos. Sus músculos se tensaron al recordar el miedo a la incertidumbre y no saber cómo hablar sobre sus preocupaciones. Era lo mismo ahora. No sabía cómo hablar sobre la ansiedad de no poder cuidarse a sí misma. Vera no tenía palabras para el enojo con su padre por no hacer feliz a su madre, y con Kurt por ser igualmente insensible e indiferente. Lo que sí tenía era dolor en el cuerpo que iba desde dolores apagados hasta dolor insoportable para el que no se había encontrado ninguna causa orgánica específica. La fibromialgia fue el diagnóstico. Vino con fatiga, frenando las acciones y restringiendo su vida. Hacía que Vera dependiera de los medicamentos para el dolor y de un marido que la decepcionó, repitiendo el ciclo de su infancia.

Rellenar su ira hizo que la fibromialgia de Vera fuera más aguda y angustiosa

La lucha de Vera para hablar sobre su enojo y estrés cuando era niña y ahora como adulta hace más probable que su experiencia de dolor cuando estalle la fibromialgia sea más intensa y debilitante. El European Journal of Pain, 2010 informó sobre un estudio que comparó a las mujeres con fibromialgia que expresaron en comparación con las que reprimieron su enojo. Cuanto mayor es la inhibición de la ira, mayor es la experiencia del dolor en mujeres con fibromialgia. Quienes se enojaron y lo expresaron en la situación en que se despertó experimentaron la menor cantidad de dolor.

Ninguna cantidad de pensamiento positivo alivió su insoportable dolor fibromialgico

En comparación con las mujeres sanas, las que evitan las emociones negativas fuertes como la ira y dejan que se infecte sin procesar son más propensas a sufrir fibromialgia. Además, centrarse en las emociones positivas no parece ser un amortiguador suficiente. Según un informe publicado en 2008 Journal of Psychosomatic Research, es la falta de procesamiento de las emociones negativas lo que precipita el ciclo del dolor en pacientes con fibromialgia independientemente de la cantidad o la duración de los pensamientos positivos. Vera no era más sensible que la mayoría de las mujeres a las emociones negativas como la ira, pero las experimentaba con más frecuencia y nunca aprendía a expresarlas de una manera saludable. Se comprometió su funcionamiento neuroendocrino, disminuyendo su umbral de dolor tanto física como psicológicamente, sugiere un estudio sobre mujeres con fibromialgia publicado en Arthritis Care and Research, 2010.

La fibromialgia está vinculada al estrés crónico infantil y al conflicto con los padres

Vera era la mayoría de las mujeres adultas con fibromialgia que han tenido una infancia estresante según lo informado por el Journal Stress and Health en 2009. La experiencia de Vera sobre el abuso verbal y emocional de su madre, y la actitud despreocupada de su padre es otro hilo común en la vida. Historias de mujeres con fibromialgia. La lucha de Vera con su madre y ahora su esposo la hizo ver la vida a través de una lente más negativa. El conflicto con los padres y luego con la pareja aumenta el estrés y contribuye a las percepciones más negativas de la vida de las mujeres con fibromialgia, según lo indica la revista European Psychiatry en 2000.

El estrés crónico infantil desregula el sistema neuroendocrino de Vera, lo que la hace más propensa a la fibromialgia.

El estrés a largo plazo que es continuo y crónico afecta al sistema neuroendocrino haciéndolo menos efectivo con el tiempo. El trauma infantil de Vera creó una sensación permanente de incertidumbre e imprevisibilidad que afectó su capacidad para desarrollar y utilizar estrategias saludables para el manejo del estrés. Entonces, con cada nuevo estrés, su sistema neuroendocrino se debilitó y comenzó a funcionar de manera anormal. Ella vivió en un estado de estrés constante, de modo que sus niveles de hormona del estrés como el cortisol aumentaron años después de que se eliminara el estrés de vivir con sus padres. A pesar de la lucha de vivir con un hombre que era discutidor y que no lo apoyaba, no era nada comparado con sus experiencias estresantes anteriores. La experiencia crónica temprana del estrés parece ejercer muchoTal y como ocurrió en un estudio de 2006 publicado en la revistaPsychoneuroendocrinolgy. El procesamiento de las emociones negativas puede reducir el dolor de la fibromialgia de Vera. Es posible que Vera no pueda cambiar su historial o el de su esposo. Pero puede comenzar a procesar sus emociones en su grupo de apoyo y complementarlo con psicoterapia. Ella puede compartir su enojo sobre su vida temprana, así como su miedo a sentirse indefensa y sola en el dolor. Ella puede aliviar la presión de su ya abrumado sistema neuroendocrino al reconocer, nombrar y expresar sus sentimientos en el momento. Un estudio en Arthritis Care and Research, 2010 sugiere que Vera puede esperar una mejora en el funcionamiento del 50% al 70% y sentir menos dolor si lo hace.

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *